Toda la información sobre la organización y realización de la Feria del Libro en Nuestra Lengua Materna en el marco del Día Internacional de la Lengua Materna en Xoxocotla, Morelos.

lunes, 23 de noviembre de 2015

Kosamalotlahtol, Arcoiris de la Palabra, Volumen II


Atzatziliztli

Se ueyi tlatojli kijtoua ika ikasan in nemilistli karkaya okse tlamantik. Kitojua ika Zitlalan kamela kualtzin karkaya, kamela, xojxouixtok niman kamela tlatlakiya, pampa oyekok se tonali kuak totatzin Tlaloc xokiseliaya nochi uan ki tlamaniliaya eika opeu tlauaki pampa xok tlakiyauilchaya, aman kon oyekok se tonali kuak xokitla unkarkaya, nuntla y tleyultzin, nuntla tlinon.

Nikan Zitlalan onka se tepetl itoka Curuzco, ipan yejuin tepetl chanti totatzin Tlaloc, aman kuak o tlauajuak yejuin tepetl kamela xoxoki karkaya, nikan uniaya amakuaujtin uamuchikuaujtin, uniaya miyak yulkatzitzintin, tekuanijme,kouakej, toxtin, papalujme, totojme. Kamela tlakualtzinkan karka.
Totatzin Tlaloc chantiya ipan se ostotl kamapa kipiyaya tlamach, miyak tleyoli, yetl, pipita niman okseki.

Aman te, kentla nochi zitlaltekos apismikiya numukaitaya yaya un tuka pampa xtlakiya niuntlin, niman ikon o kitlamike nochi uan kipiyaya. Se chotlakampa on ueuejke o tlatlatoke niman ki tetemouilike keniki ki chiuilis pamapa uelis kakayauaske Tlaloc niman kalakiske curuzco niman onkalakiske ipan ostotl.

Eika te ome tlakame onotlatlakentike kentla tekuanimej, se xoxokiniman se kostik, amante, ikan i morraljuan otlekoke kamela izkan, kamela nonomochaya. Tlaloc xokimitak. Otlalake ipan ostotl, kitemiltike i moraljuan eika onokuepke niman o temoke kamela izkan, san ontlakse. Ipan otli se tlacatecuani xokitak ika i morral otetzayan niman nochi tlin kirkiya o xixincha.

Kuak xekuali ontemou Tlaloc otlachato ipan i ostouj, niman okiak ika okitlaxtekilikr, aman te o kualan kamela, niman okito ika zitlaltekos okichike, eika kamela otlakiyauiti, kamela otlakomuni, otlatiluaj kamala fiero. Yejun ome tlakatekuamimej onomomotije kamela, onomomokamiktike mniman kana san onoxipeyajua pampa isikan asiske atlako.

Kuak yekoke atempan okitake ika se xokitla kipiyaya nuntlin ipan i morral, niman on okse no xokinec kimakak se achitzin ikon te opeuj nokualania, niman ikon maski tlatilajui opeuj noj uijsoki, kamela fiero, onoyeskixtike eika kuak ikon onotelti ika tlatilajui, oke opeuj tona kamela, eika ipan se pitentzin upeuj kisa nochi uan yokitokaka ipan nochi tlalmej, aman te ikon opeuj yejuin tlayouijlistli, yejuin toanltin ztaman tlakamej notlatlakencha kentla tekuanimej niman uijziki, niman yejuin ika nouizoki ki kuicha atzatzilistli.

Petición de Lluvias en el Lugar de las Estrellas

Los sabios del pueblo cuentan las historias de Zitlala: hace mucho tiempo antes de la llegada de los colonizadores ellos adoraban a Tlaloc el Dios del agua, pero un día Tlaloc se enojo con los zotlaltecos y ya no recibía los sacrificios y tampoco las ofrendas que ellos le daban. Así que ya no llovía, ya no podían cultivar sus tierras y todo empezaba a quedar seco, menos el cerro de Cruzco, ese cerro era como un paraíso para ellos. Nadie podía entrar en su frondoso bosque, solo los animales, porque en el cerro vivía Tlaloc en una cueva.

Dos hombres sabios querían entrar al cerro y llegar hasta la cueva donde vivía su dios para poder robarle unas semillas, trataron de entrar de diferentes maneras pero no podían hasta que se les ocurrió disfrazarse de animales, así es que uno se vistió de tigre amarillo para confundir a Tlaloc y el otro se vistió de tigre verde para perderse entre el frondoso cerro. Cuando lograron entrar al cerro subieron rápidamente con mucho miedo a ser descubiertos, una vez que estaban en la cima del cerro buscaron la cueva y al encontrarla, se metieron y tomaron todas las semillas que pudieron; al llenar sus morrales se fueron apresuradamente hacia el pueblo, mientras que ellos iban bajando Tlaloc llego a su cueva y se percato de que alguien había entrado a robarle, entonces su coraje creció por que lo habían engañado, así que con su furia hizo llover una tormenta de lluvia como castigo para aquellos hombres.

Los dos tigres bajaban apresuradamente y no se dieron cuenta que a uno de ellos se le había roto su morral; cuando llegaron a la orilla del río vieron que uno de ellos ya no llevaba ninguna semilla y el otro no quería compartirle la mitad de las suyas así que, empezaron a pelearse debajo de la tormenta, cuando estos hombres se peleaban a Tlaloc le agrado y paro la tormenta y el cielo se despejo cubriendo al pueblo de un calor tremendo, poco después vieron que todo lo que habían sembrado antes empezó a brotar de la tierra y entonces eso fue visto como la reconciliación con Tlaloc y desde entonces la pelea se lleva a cabo: en la actualidad los hombres se pelan cada año vestidos de tigres y a esta pelea le llaman petición de lluvias.

Autor: Araceli Tecolapa Alejo.
Lugar de Origen: Zitlala Guerrero.
Publicado el 2015 en la 6ta Feria del Libro en Nuestra Lengua Materna en el Cetro de Xoxocotla, Morelos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada